5 tipos de compradores de vino.

Tal vez no se sientan aludidos por ninguna de las 5 categorías, y posiblemente sea verdad que sus hábitos de compra no se vean reflejados en estos 5 ejemplos puesto que hemos ido a los extremos para reírnos un poco de nosotros mismos,

De hecho, en alguna época de nuestra vida nos hemos identificado con alguno de estos supuestos ya que no solo nos dedicamos a vender vino, sino que fuimos, somos, y seremos sus consumidores, seguimos comprando vino y esperamos poder continuar haciéndolo.

El bebedor de litros.TIPO 1: El bebedor de litros.

Este consumidor de vino es más bebedor que aficionado al vino, no me mal interpreten, le gusta el vino, pero para este cliente la mayor cualidad de un vino es que el volumen del envase se mida en litros. El precio es lo primordial, la calidad secundaria, si bien compra vinos correctos y sabe lo que le gusta, lo que prima es tener disponibles las copas mínimas diarias que ingiere.

Nota: El vino siempre ha sido una bebida de masas, si bien, en una generación a perdido su posición, su consumo se ha esnobizado en exceso y en consecuencia a perdido atractivo. Si echamos un vistazo a películas o pinturas de hace unas décadas siempre encontraremos la botella, la jarra o el “chato” de vino encima de la mesa de la cocina. El vino tiene su esencia en el uso diario y todavía hay mucha gente que adora su copita diaria a la hora de comer y a la hora de cenar… siempre que nuestro estilo de vida nos lo permita.

El bebedor de costumbre.TIPO 2: El bebedor de costumbres.

Este consumidor se interesa por las novedades, le gusta probar vinos diferentes, pero solo probar, es decir: jamás comprará una botella diferente de las 3 o 4 marcas que lleva bebiendo toda la vida, lo aceptará si se lo ofrecen en una cena con amigos, en una degustación e incluso acudirá a catas, pero a la hora de realizar sus compras siempre acudirá a sus vinos de referencia. Lo curioso de este caso es que incluso recomiendan vinos creyendo sinceramente que son los mejores del mundo, vinos que jamás comprarían.

Nota: Todos tenemos esas marcas de referencia a las que siempre recurrimos y (casi siempre) no nos defraudan.

Comprador de guías.TIPO 3: El seguidor de guías.

Solo compra los vinos más puntuados o que aparecen resaltados en las guías, aquellos que aparecen mencionados en las hojas gastronómicas de las principales publicaciones en papel o de aquellas digitales más influyentes. Si pregunta en una tienda por un vino que no tienen, mejor que no se molesten, jamás podrán venderle cualquier otro vino o recomendárselo, por algún extraño motivo, este cliente tiene más en cuenta las opiniones de los que viven de publicitar el vino que los que viven de vendérselo a los que lo beben.

Nota: Las guías son muy buenas herramientas, pero no encontraremos en ellas todos los vinos y no necesariamente van a coincidir con nuestros gustos.

El bebedor de precio.TIPO 4: El bebedor de euros.

Este cliente solo compra el vino si pasa de “x” precio, pero no solamente debe ser caro, debe de ser reconocido, de marca de prestigio, que todos sus comensales sepan que se ha gastado “x” en esa botella. Es sobre todo un bebedor de compañía (¿qué sentido tendría no poder enseñar a amigos y familiares su poder adquisitivo?) y entiende el beber vino como un ejercicio de prestigio social.

Nota: No es descabellado recurrir a marcas de prestigio de vez en cuando, sobre todo cuando tenemos ciertos compromisos y no conocemos los gustos de las personas que compartirán una cena o a las que vamos a obsequiar con alguna botella. Pero recordemos que el precio de ese reconocimiento está incluido en el importe de cada botella.

El bebedor exótico.TIPO 5: El bebedor exótico.

Este consumidor busca nuevas sensaciones en cada botella, nuevos aromas, nuevos sabores, por ese motivo, jamás repetirá una botella. Asiduo a las catas, presentaciones de bodegas y degustaciones, siempre en busca de exóticas experiencias. Nunca compran dos botellas del mismo vino y las bodegas los temen puesto que ofrecerles una copa para degustar es perder un cliente porque una vez que han probado el vino ya no les hace falta comprarlo.

Nota: Todos pasamos por épocas en las que nos apetece probar cosas diferentes, épocas en las que nuestros gustos se tornan más conservadores, son ciclos, y en la variedad está el gusto… No dejemos de probar vinos diferentes y nuestras ganas de descubrir.

¿Se identifica con alguno?… nosotros nos identificamos con los 5 tipos, no obstante, seas cuales sean sus hábitos de compra, que sepan que son bienvenidos a nuestra tienda online: http://shop.popthewine.com

Una respuesta a “5 tipos de compradores de vino.

  1. Falta el bebedor del vino del pueblo, el de toda la vida, que jamás a bebido otro y jamás probara ninguno… no porque no pueda, sino porque no quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s