Maridaje de tonterías.

La mejor cata-maridaje viti-equina.

La mejor cata-maridaje viti-equina.

Pues si damas y caballeros, nos hemos vuelto locos y vamos a ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de asistir a una cata-maridaje en la que podremos maridar vinos con caballos, no comiéndonoslos, sino montando sobre ellos.

La cata tratará sobre que vino es el mejor marida dependiendo de la variedad de caballo de nuestra montura.

Hay mucha tontería, pero mucha, y la palabra “maridaje” se utiliza con abuso y tontuna. En muchos aspectos se trata de pintar de “actividad vinícola” una actividad cuyo protagonista no es el vino sino que es un mero “decorado”, un añadido, un éxtra, para hacer más llevadera la actividad.

Así pues a mi me gusta beber vino mientras me recitan poesía… ¿pero maridar vino y poesía?… ¿no creen ustedes que influirá más (en la percepción del vino) la hora del día, si hace frío o calor, si hay o no hay algo de comer, que los versos o las dotes oratorias de la persona que nos recita la poesía?.

Me gusta escuchar música mientras bebo vino… ¿pero maridar vino y música?… ¿acaso no dependerá más de nuestro estado de ánimo, la situación u otros factores el vino que mejor nos vaya en ese momento? (que por cierto, dicha música, la elegimos también dependiendo de nuestro estado de ánimo, la situación,…) … ¿qué tendrá que ver la música con el vino?.

Me gusta montar a caballo, bueno, no lo se, nunca he montado a caballo, pero a buen recaudo poco tendrá que ver que vino nos estemos tomando y en que nos guste el vino influirán otras cosas que no son la “variedad” de caballo que nos sirve de montura, como no nos influye el tipo de música o la identidad del poeta del que se recitan los versos.

Porque no se pueden maridar sensaciones que van por sentidos diferentes, a no ser que les pegásemos lametones a los caballos mientras los montamos, maridar caballos y vinos no tiene razón de ser… como no lo tiene maridar vino y música, poesía u otras cosas que no se mezclen con los sentidos con los que percibimos el gusto (el gusto y el olfato).

Si nos ponemos a maridar cosas con vino a lo loco, podemos llegar hasta maridar la tontería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s