Cerrogallina Bobal 2013, frescura y carácter.

Ya hablamos de la añada del 2012 de este vino (Cerrogallina 2012), hoy tenemos el placer de compararla con la recién estrenada añada del 2013.

Etiquetado del vino Cerrogallina 2013

Etiquetado del vino Cerrogallina 2013

Cerrogallina, el vino, lleva el mismo nombre que el viñedo de donde se vendimian las uvas que le darán vida, 8 hectáreas de Bobal cultivadas en vaso con una edad de 90 años.

Detalle del etiquetado del vino Cerrogallina Bobal 2013.

Detalle del etiquetado del vino Cerrogallina Bobal 2013.

Bodega y viñedo se situan en la localidad de Campo Arcís, en Requena (Valencia), dentro de la D.O. Utiel-Requena y lo que siempre han buscado (y conseguido) es ofrecer un vino de alta calidad con la tipicidad que le otorga uva y terreno.

Sello de la D.O. Utiel-Requena en la botella del vino Cerrogallina 2013.

Sello de la D.O. Utiel-Requena en la botella del vino Cerrogallina 2013.

Cerrogallina 2013 se cría sobre los 18 meses en barricas nuevas de roble francés junto con un afinamiento de 9 meses en botella antes de salir al mercado.

Detalle de la contra-etiqueta del vino Cerrogallina 2013.

Detalle de la contra-etiqueta del vino Cerrogallina 2013.

Las cepas viejas, que apenas dan un kilo por cada planta, de exigua producción buscando la más alta calidad de la materia prima y una cuidadosa crianza dan como resultado un vino que busca la excelencia y el disfrute de los aficionados a los vinos con carisma.

Detalle del tapón de corcho del vino Cerrogallina 2013.

Detalle del tapón de corcho del vino Cerrogallina 2013.

Un buen tapón de corcho sumado a una botella de calidad y a un producto excelente, nos lleva a disfrutar de varias añadas de este vino años después de que hayan salido al mercado pudiendo comparar como resultó cada añada.

Sirviendo el vino Cerrogallina 2013 en la copa.

Sirviendo el vino Cerrogallina 2013 en la copa.

Pero dejemos la poesía y vayamos a lo que es el vino, que impacientes esperamos con la botella llena y la copa vacía.

Detalle del vino Cerrogallina 2013 en la copa.

Detalle del vino Cerrogallina 2013 en la copa.

La primera impresión es encontrarnos ante un vino de vivo color rojo cereza picota, capa media-alta con preciosos ribetes rubíes.

Detalle de la lágrima del vino Cerrogallina 2013.

Detalle de la lágrima del vino Cerrogallina 2013.

Densa lágrima cae por las paredes de vidrio de la copa conforme lo movemos en su interior para que suelte todos sus aromas, limpio y brillante, con preciosos brillos y tonalidades rosas y granates que nos muestran su relativa “juventud”.

"Mareando" el vino Cerrogallina 2013 en la copa.

“Mareando” el vino Cerrogallina 2013 en la copa.

Una abrumadora complejidad aromática emana de la copa, recuerdos frutales muy maduros como a frutos de hueso (melocotón en compota) orejones, frutos negros (mermelada de mora, ciruelas). Aromas golosos que surgen y cambian conforme sus aromas se expánden.

Cerrogallina Bobal 2013 "saltando" en la copa.

Cerrogallina Bobal 2013 “saltando” en la copa.

Un sinfín de recuerdos tostados y especiados envuelven el conjunto (pimienta, canela, nuez moscada, vainilla), un toque de eucalipto resalta al fondo, un sutil coco se esconde entre alusiones a tabaco y cuero.

Detalle del vino Cerrogallina 2013 en la copa.

Detalle del vino Cerrogallina 2013 en la copa.

Al beberlo tiene una entrada amable, un tanino con afán de protagonismo, todo el paladar se inunda de los sabores que antes eran aromas, volumen y potencia, sutil y complejo.

El vino Cerrogallina Bobal 2013 en la copa.

El vino Cerrogallina Bobal 2013 en la copa.

Un largo recuerdo con un final lleno de especias donde vuelve el eucalipto, el café y los frutos maduros que dejan el paladar con ganas de otro trago. Una fantástica acidez, que le confiere una inusitada frescura pese a su potente carácter, en perfecto equilibrio y elegante.

Detalle de la cápsula de Cerrogallina Bobal 2013.

Detalle de la cápsula de Cerrogallina Bobal 2013.

En definitiva un vino complejo y potente pero con una inusitada frescura, para consumir ahora y comparar con la añada del 2012 (o anteriores) o para que se nos pierdan unas botellas y encontrarlas dentro de unos años.

Fresco, complejo y con fuerza. Tipicidad varietal con toda el carácter acuñado en su crianza.

Un vino fantástico para acompañar todo tipo de carnes grasas en guisos y asados, estofados con caza, embutidos muy curados y quesos fuertes.

No dude en comprar Cerrogallina Bobal 2013 en nuestra vinoteca online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s