Divagando: El retrogusto del vino.

Divagando sobre el retrogusto.

Pues si, el retrogusto existe, esa palabreja que cuando algunos la escuchan inmediatamente les viene a la cabeza un esnob de cuidado…, ¡pues no!…, es útil y está en vigor.

El retrogusto es el recuerdo del vino que nos hemos bebido y la promesa del vino que nos beberemos en el futuro.

Para los que no anden “doctos” en biología, les diremos que la boca, ojos, nariz y oídos están conectados (cosas de la naturaleza), si, por eso hay gente que sale en la tele hinchando globos con los ojos o cuando estornudamos mientras comemos pasta nos salen espaguetis por la nariz.

El retrogusto (o la sensación retronasal) son los aromas que han pasado por la boca al llegar de nuevo a la nariz.

Así que la próxima vez que beban un vino, quédense un rato pensando después de tragar y verán como hay sensaciones tras pasar por la boca… puesto que los sabores son la mezcla entre el sentido del gusto (boca) y sentido del olfato (nariz).

Miren a los niños pequeños que cuando no les gusta una comida se tapan la nariz… y algunos adultos también lo hacen.

ya que si solo utilizásemos la boca para comer o beber tan solo seríamos capaces de distinguir entre ácido, salado, dulce y amargo (y algunos dicen que el umami)… no se metan con el retrogusto… el retrogusto mola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s